miércoles, 30 de septiembre de 2009

tamos en el horno, estamos..

Como los pronósticos de la selección argentina generalmente me salen equivocados, hoy voy a escribir acerca de la selección.

 
¿Cómo es posible que la selección argentina esté penando para ver si clasifica al mundial?
  • Si la miramos jugador por jugador no tiene nada que envidiarle a nadie. 
  • Si lo vemos por historia, tampoco. No son muchos los países que tienen dos campeonatos mundiales y un subcampeonato. 
En América Latina clasifican 4 de 10 de manera directa y dos van a repechaje si no me equivoco. ¿Cómo es posible que no estemos entre esos cuatro? O quizás peor, que quizás no estemos entre esos 6….

 
Para entenderlo, vamos a ver lo que dijo el preparador físico de la selección argentina (Fernando Signorini):

 
Es un juego y el deporte en sí sirve para hacer crecer a las personas. Hay que enfrentar esta realidad, pero sabiendo que clasificar es una posibilidad, no una obligación, porque en el deporte la derrota siempre es una posibilidad.

 
Parece que hablara de un par de personas que juegan al futbol en sus ratos libres, que si no ganan no pasa nada y después lo mismo se van a tomar algo o a comer un asado. Que me disculpe, pero en mi opinión para él y para los jugadores es un trabajo en el cual no ganan nada mal me parece. Entonces que me diga que con los jugadores que tenemos, con la historia que tenemos no es una obligación que clasifiquemos, la verdad es que no lo entiendo. No digo salir campeón del mundo, pero clasificar, donde clasifican 4 de 10 me parece que es “la” obligación. Para hacer un paralelismo con mi empresa, en nuestras ofertas siempre ponemos una frase que dice que haremos los mejores esfuerzos, pero que no podemos garantizar ser exitosos (hasta ahora, toco madera, siempre fuimos exitosos), pero ponemos toda la carne en el asador para ser exitosos y si hay que invertir más tiempo, se hace.

 
Ahora, acabo de leer una frase del DT (Diego Armando Maradona) que me dejó con la impresión que estamos en el horno:

 
"El Barba (Dios) me salvó muchas veces; espero que esta vez también"

 
Si el DT en vez de estudiar a los rivales, hacer practicar jugadas de pelota parada, ver en qué puestos deben jugar los jugadores y diseñar la táctica que más nos conviene con los dos rivales que nos queda, se encomienda a Dios. No me queda sino seguirlo y encomendarme a Dios.

 
Sin embargo, a mí la vida me enseñó que para tener éxito hay que trabajar. Como leí alguna vez, el único lugar donde el éxito está antes que el trabajo es en el diccionario.

 
Que Dios se apiade de nosotros y nos haga clasificar, pero como dice el dicho: Al que madruga Dios lo ayuda. O sea, Dios seguramente nos ayudará (algunos de mis paisanos hasta dicen que es argentino) pero nosotros también debiéramos ayudarlo (para que Dios lo ayude al que madruga tiene que levantarse temprano): Estudiando a los rivales, haciendo practicar jugadas de pelota parada, viendo en qué puestos deben jugar los jugadores y diseñando la táctica que más nos conviene con los dos rivales que nos quedan.

 
Lo peor es que Dios se enoja cuando lo invocamos por nimiedades, sino a los resultados me remito. En vez de hacer lo que dije anteriormente Maradona hizo ir a misa a los jugadores y así nos fue contra Brasil.


Creo entonces que no tenemos escapatoria y que bueno, habrá que hacerse a la idea de que no estaremos en el mundial y ver por quién hincharemos. A riesgo de parecer traidor, voy a hacer fuerza por España, Brasil y Alemania. En ese orden, la sangre tira y los brasileños me caen simpáticos.

 
O sea, tamos en el horno, estamos..

 
Espero haberme equivocado!

 
Lic Adrian Alvarez
Founding Partner
Midas Consulting
Direct Phone: +54-11-4775-8983

 
http://www.midasconsulting.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada