jueves, 14 de mayo de 2009

Gran cuñado, previsión de competidores y juegos de guerra

Hola,

En la Argentina hace poco comenzó un nuevo ciclo de Tinelli (uno de los conductores más famosos del país) y también inició el ciclo de Gran Cuñado (una parodia de Gran Hermano, donde se incluyen a una serie de políticos que serán eliminados por voto popular). La idea es que un grupo de actores represente a un grupo de políticos de una manera caricaturizada y los televidentes los vayan eliminando de acuerdo a su preferencia. Si se quiere, a la inversa de una elección.

La verdad es que algunos personajes están muy bien logrados. La caracterización de Cristina Kirchner, por ejemplo, fue evaluada por el 85% de las personas (alrededor de 19,000) como muy buena o excelente en una encuesta del diario La Nación. Evidentemente el actor (Martín Bossi) logró una buena personificación. En un reportaje el mencionó que preparar el personaje le demandó una hora por día durante cuatro meses.

Si bien los personajes son caricaturas de las personas reales, los mismos presentan características reales, pero exageradas, de esas personas. Evidentemente los actores están preparados para realizar este tipo de trabajo, en definitiva “es su trabajo”, pero la experiencia indica que también se pueden lograr resultados similares (sin exageraciones de caricatura) en juegos de guerra o simplemente usando las metodologías existentes como el método de cuatro esquinas.

El tema es dedicarle tiempo a esa tarea, en el caso de un profesional de inteligencia competitiva, la verdad es que normalmente no podrá dedicarle una hora por día durante cada cuatro meses a sus principales competidores ni tendrá la cantidad de información que hay sobre una figura pública, pero tendrá más tiempo.

Los competidores no cambian de la noche a la mañana su manera de operar ni sus supuestos fundamentales. Aunque también la rotación del personal en los departamentos de inteligencia competitiva hace que muchas veces se pierda una buena cantidad del conocimiento adquirido, pero el mundo no es perfecto tampoco.

Es un tema de tomarse el tiempo, hacerlo consciente y persistentemente, investigar de a una arista a la vez para que podamos meternos en el personaje. Nosotros tenemos un modelo con más que las cuatro esquinas, ya que consideramos más factores que en nuestra experiencia también juegan un rol en el comportamiento del competidor, pero las cuatro esquinas son un buen comienzo.

La ventaja del juego de guerra es que pone la obligación y el dead-line (fecha tope) para ponerse en el personaje, porque asumámoslo mi recomendación tiene sentido, pero creo que casi nadie la hará porque siempre quedará para mañana porque normalmente el que trabaja no tiene tiempo para hacer este tipo de tareas de largo plazo. Además está la práctica del personaje en un ambiente real de una decisión a tomar, lo que le agrega más realismo y más presión por hacerlo bien.

Ahora, para hacer el juego de guerra hace falta una decisión importante para tomar y además, hacer un análisis de si los competidores responderán o no, porque si suponemos que no responderán, entonces para qué hacer el juego de guerra…. Volvemos a que el mundo no es perfecto…

Eso es todo por hoy, lo breve, si bueno, dos veces bueno, decía mi abuela, aunque no estoy tan seguro de que esto haya estado tan bueno…

Saludos,

Lic Adrian Alvarez
Founding Partner
Midas Consulting
Direct Phone: +54-11-4775-8983

www.midasconsulting.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada