sábado, 14 de julio de 2007

Lo legal y lo ético en inteligencia competitiva y en los negocios

Hola,

¿Cómo están?

Hoy quiero hablar de los aspectos éticos de la inteligencia competitiva. Esta semana Coca Cola denunció a Danone por instigar rumores acerca de su agua Dasani. Para ver la noticia aprieta aquí.

Hace un par de semanas una jueza dictó un fallo en Argentina diciendo que leer la correspondencia de electrónica (emails) sin permiso no constituye un delito, sino que es una actividad atípica (no tipificada por el código penal). Al no estar tipificado, no está prohibido ni penado. Para ver la noticia aprieta aquí.

Digamos que son dos casos ideales para discutir entre lo ético y lo legal. Evidentemente de ser cierto el primer caso (Coca contra Danone), no es ni una práctica legal ni ética. El primer límite que tenemos es lo legal. Ahí no importa si es ético o no, ya que si es ilegal, entonces no se puede hacer.

El segundo límite, si es que queremos realizar una actividad respetable, es tener un límite ético. Me parece que está muy bien que las organizaciones que existen (SCIP y ABRAIC) tengan sus códigos éticos, porque sino las historias de espías seguirán abundando y nos costará bastante establecer la respetabilidad.

Quizás el tema más importante es donde trazar la línea. Evidentemente hackear la cuenta de email de un competidor, como también recuerdo que ocurrió en Brasil con un ministro y en Israel con un par de compañías, está fuera de lo que consideramos ético.

Debemos reconocer, sin embargo, que la estrategia de riesgo cero (no hacer absolutamente nada de investigación primaria), no es provechosa como tampoco lo es ser tan agresivo como para entrar en problemas. Si bien hasta ahora incluyo el tema ético como un tema que tiene que ver con las relaciones externas de la empresa. También existe un dilema ético en la parte interna. El profesional de inteligencia competitiva puede y no debe influenciar en la determinación de los KITs, en el análisis y en la distribución para lograr sus propios fines u objetivos. Estos casos no se ventilan en la prensa, pero no por eso son menos importantes.

Una de las principales reglas para distinguir si uno debe utilizar una cierta estrategia o hacer algo dudoso es:

Si lo que piensa o quiere hacer lo pondrá en los titulares de la prensa (y obviamente no del modo que uno quisiera) si lo descubren, entonces seguramente no es una buena idea hacerlo.

Otro tema relacionado me parece que es la presión por la performance. Creo que todos estamos cada vez más presionados por alcanzar resultados excepcionales. Sin embargo, si alguien intenta presionarnos para correr la línea de lo legal no debiera haber dudas “Nadie nos puede obligar a hacer algo ilegal”. En el caso del límite ético “hay que atenerse a lo que diga el código de la compañía” si es que lo tiene. Lamentablemente creo que los códigos éticos de la compañías son, en muchas ocasiones, una pantalla y no se cumplen. En todo caso, los que somos socios de SCIP o ABRAIC podemos decir a nuestros clientes y superiores en las empresas que estamos obligados a cumplir con esa norma ética profesional. Podríamos hacer como hacen los contadores con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados.

En definitiva me parece que el tema ético es algo que debemos tener en cuenta y actuar en consecuencia. De hecho, creo que nadie está exento de tener un problema ético. Con la mayoría de nuestros clientes no hemos tenido propuestas indecentes (por ponerles un nombre) y las veces que las hemos tenido casi siempre hemos podido convencer a nuestros clientes de ir por el buen camino. En una ocasión no pudimos, pero tampoco llevamos a cabo el proyecto. En definitiva, hay proyectos que es mejor no realizarlos.

Les agradezco me hagan conocer su parecer al respecto y/o me cuenten las propuestas indecentes que han recibido.

Hoy juega Argentina contra Brasil la final de la Copa América, esperemos que gane el mejor o el que haya hecho mejor inteligencia competitiva sobre el rival.

Saludos,

Adrian

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada